La globalización de los mercados internacionales ha impulsado de manera dinámica la venta de mercancias en más paises y en mayores cantidades aumentando la complejidad de las transacciones y acresentando los malos entendidos y costosos litigios cuando no se especifica de manera clara y precisa las obligaciones y riesgos de las partes.